22 noviembre 2009

Pantallas resistivas y capacitivas

No todas las pantallas de los terminales Android son iguales. Las hay resistivas (como la del HTC Tattoo o GeeksPhone One) y capacitivas (prácticamente el resto de terminales). ¿A qué se debe esta diferencia? ¿Cuáles son las diferencias fundamentales? ¿Cómo funcionan? Intentaremos pues dar respuesta a estas cuestiones.

Pantallas resistivas:
Una pantalla táctil resistiva está formada por dos capas de material conductor con una cierta resistencia a la corriente.
Estas dos capas están separadas una distancia de tal forma que al ejercer presión sobre la más externa, ésta entrará en contacto con la del nivel inferior y un sistema eléctrico detectará el contacto y medirá la resistencia. Conociendo su valor se sabrá en dónde estamos tocando la pantalla.

Ventajas: vale ejercer presión con cualquier objeto desde un lápiz (stylus) o nuestro propio dedo. Cabe destacar también que son más económicas que las capacitivas.

Inconvenientes: al usar varias capas se pierde luminosidad de la pantalla (aproximadamente un 25%) y también destacar que el tratamiento conductor de la pantalla táctil es sensible a la luz ultravioleta y por tanto con el tiempo se degrada.

Pantallas capacitivas:
Las pantallas capacitivas parten de una base distinta. Están recubiertas de óxido de indio y estaño y conducen una corriente eléctrica continua a través del sensor. Se aplica una tensión en cada una de las esquinas de la pantalla de tal manera que al tocar con nuestro dedo (necesitaremos usar algún cuerpo con capacitancia, es decir, un stylus no valdría) se transferirán cargas a nosotros de tal manera que la capacitancia del sensor disminuye respecto al valor de referencia y de esta manera y al medirse la capacitancia resultante en cada una de las cuatro esquinas el controlador puede saber en qué punto se produjo el contacto.

Ventajas: sensación de rapidez al usar este tipo de pantalla. No hace falta ejercer presión con el dedo. La visibilidad de la pantalla también mejora al tener menos capas.

Inconvenientes: coste elevado frente a la tecnología anterior.

Entonces... ¿cuál es mejor? Creemos que la respuesta está en que depende del uso que vayamos a hacer del móvil. Si necesitamos precisión para dibujar por ejemplo en la pantalla de nuestro terminal, será más conveniente hacerlo con una resistiva (sin contar que las últimas generaciones de pantallas resistivas ofrecen una experiencia más que aceptable, solo hay que ver vídeos del HTC Tattoo o del GP One) mientras que para navegar o ver el correo una capacitiva nos resultará más cómoda.

En conclusión, el hecho de decidir entre dos terminales con tecnologías distintas es un factor a tener en cuenta pero no debería ser decisivo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada